Desperdicio de alimentos: el daño al planeta y a la seguridad alimentaria

Desperdiciar alimentos es desfavorable desde cualquier aspecto que se mire. Desde las enseñanzas enfáticas que a muchos nos dieron en casa sobre los karmas alrededor de botar comida, pasando por las alarmantes cifras de personas y niños que sufren desnutrición en el mundo, hasta un punto que muchos ignoran y que hoy queremos resaltar: El impacto que trae para el medio ambiente el desperdicio de alimentos.

Son tres aspectos fundamentales los que generan el impacto negativo en el medio ambiente por el desperdicio de alimentos:

  1. El agua que se desperdicia regando los alimentos que nunca llegan a ser consumidos.
  2. La tierra que se destina a los cultivos que van a la basura y pierde los nutrientes que pudieron ser aportados a otros alimentos.
  3. Los gases de efecto invernadero que se emiten a lo largo de toda la cadena alimenticia y suman cada día al cambio climático.

Según información del segundo Congreso Internacional Save Food de Düsseldorfv “La superficie de tierra utilizada para producir alimentos que nadie come, equivaldría al segundo país más grande en el mundo”. Además, la ONU calcula que el desperdicio de alimentos responde al 8% del total de los gases de efecto invernadero.

Lo más irónico dentro de este panorama, es que estamos mordiendo la mano de quién nos da de comer: el planeta. Según el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) con esta afectación al medio ambiente hoy afectamos los cuatro principios de la seguridad alimentaria:

  • Disponibilidad (suministro suficiente de alimentos)
  • Acceso (capacidad de adquirir los alimentos)
  • Consumo (alimentos inocuos y nutritivos)
  • Estabilidad (capacidad para enfrentar períodos de escasez)

“Los problemas futuros derivados del cambio climático que incluyen la disminución del rendimiento, el incremento de precios, la pérdida de calidad nutricional y las alteraciones en la cadena de suministro, afectarán cada vez más a la seguridad alimentaria”, asegura el informe de IPCC.

Es nuestra responsabilidad hacer uso de esos alimentos que nos brinda la tierra, por eso te dejamos algunas recomendaciones de los expertos, para que con acciones cotidianas ayudemos a revertir el daño causado al planeta:

  • No te dejes llevar por estándares estéticos, en tu mercado puedes incluir frutas y verduras que tengan algunas imperfecciones, estas no reducen su valor nutricional.
  • Planifica tus compras para adquirir solo lo necesario, así evitamos que los alimentos caduquen.
  • No prepares ni sirvas en el plato más comida de la que vas a consumir.
  • Si hay exceso de alimentos consulta cómo puedes donarlo a las poblaciones vulnerables. Los Bancos de Alimentos de Colombia somos uno de las canales que tienes para entregar productos en buen estado.

¿Necesitas más razones para iniciar un cambio? Tus acciones diarias, la información y ejemplo que das a tu familia y entorno cercano, las ayudas a la población vulnerable, todo suma en este camino por el planeta y la seguridad alimentaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *