Niñez y Nutrición: El inicio de una relación para toda la vida

La infancia es el lugar donde habitaremos toda la vida, y eso marca cualquier tipo de relación que se vaya a establecer a lo largo de este camino, y esto incluye la alimentación.

El combustible que determinará tu estado de salud, tu resistencia a las enfermedades y hasta tu estado de ánimo, puede verse como un premio o un castigo, según la relación que hayas construido en tu infancia con los alimentos.

Mamás, papás, cuidadores y cuidadoras de bebés, esta es una tarea que pone a prueba la paciencia y la creatividad, pero que sin duda tiene una gran recompensa y será niños y niñas saludables.

Iniciemos por la base: Gestación

 

Mientras estás creando vida, debes ser aún más cuidadosa con tu alimentación. Lo que tú comes, lo recibe el bebé, por eso los sabores variados y los alimentos saludables deben estar presentes. Ten en cuenta:

  • Distribuir los alimentos del día en 6 tiempos de comida: desayuno, almuerzo, comida y tres refrigerios: uno en la mañana, uno en la tarde y uno en la noche.
  • Aumentar el consumo de agua.
  • Cuidar las porciones de acuerdo a tu edad y etapa de gestación.
  • Consumir 5 porciones de frutas y verduras al día.
  • Elegir preparaciones guisadas, salteadas, a la plancha, asadas y al vapor.
  • Reducir el consumo de sal.

Bienvenido al mundo: De 0 a 6 meses

 

El primer contacto del bebé con el mundo exterior será el seno materno. Esa primera dosis de amor y energía que reciben y que debe ser su único alimento durante los primeros 6 meses de vida.

La leche materna tiene todo, léase muy bien y con énfasis, todo lo que el bebé necesita. No es necesario complementar con teteros, ni con agua, será suficiente con que el bebé reciba leche materna a libre demanda.

La recomendación de los expertos es seguir amamantando de manera complementaria hasta mínimo los 2 años de vida.

Exploremos los sabores: De 6 a 24 meses

 

A partir de los 6 meses es momento de introducir nuevos sabores, pero cuidado, hay que tener en cuenta algunas recomendaciones para preservar la salud de tus hijos e instaurar hábitos de alimentación saludables que serán claves en el futuro. En este punto puedes incluir:

 

Cereales: Arroz, maíz, trigo, cebada, avena, centeno, preparados en casa.

Derivados de los cereales: Pastas, pan, arepas, envueltos, amasijos, coladas, tostadas, calados preferiblemente preparados en casa.

Raíces, tubérculos y plátanos: Papa, yuca, ñame, arracacha, plátano verde y maduro.

Frutas: papaya, guayaba, manzana, mango, mandarina, naranja, granadilla, fresas, kiwi, etc. Incluir de todos los colores.

Verduras: Ahuyama, espinaca, brócoli, coliflor, zanahoria, etc, Incluir de todos los colores.

Productos lácteos: Cuajada y quesos frescos sin adición de sal. Yogurt y kumis elaborados a base de leche entera.

Carnes: Carnes rojas y blancas, vísceras, pollo, cerdo, pescado fresco y especies menores como conejo, cuy.

Leguminosas: Frijol, garbanzo, lentejas, alverja seca.

Grasas insaturadas: aguacate, aceites vegetales como oliva, canola, girasol, soya, mantequilla de vaca.

Huevo: Puedes iniciar dando solo la yema, después solo la clara y finalmente dar el huevo completo.

Después del año se puede ofrecer leche de vaca entera pasteurizada o hervida.

 

Los alimentos se debe ofrecer varias veces hasta lograr su aceptación, además, es necesario ser creativos para proponer diferentes preparaciones: machacados, purés, zumos, y trozos pequeños cuando el bebé tenga la habilidad de masticar. No se debe asumir que al bebé no le gusta un alimento con un solo intento. Si rechaza una fruta en puré, intenta de nuevo en trozos pequeños, y así varias veces hasta lograr su aceptación. 

 

Claves para mejorar la relación de la niñez con la nutrición

  • A partir de los seis meses de edad ofrece alimentos variados, frescos y naturales, preparados en el hogar y continúa amamantando hasta los 2 años o más.
  • Ofrece los alimentos despacio y con paciencia. Motiva al bebé animándolo a comer, los juegos como el avioncito, o disponer los alimentos de manera creativa en el plato, son ideales para motivarlos.
  • El bebé debe tener su propia cuchara, vaso y plato.
  • Permite al bebé el contacto con los alimentos mientras come, para que experimente de forma segura sus texturas, olores y sabores.
  • Cuando introduzcas un nuevo alimento debes ofrecerlo varias veces y en diferentes preparaciones hasta lograr su aceptación.
  • Aléjalo de las pantallas mientras come.
  • El juego es la actividad principal de los niños y niñas, por eso, acercarlo a la comida a través del juego es una buena decisión.

Cuéntanos en los comentarios si tienes dudas sobre este tema. En nuestras redes sociales puedes encontrar más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *