Campo colombiano: potencial despensa agrícola del mundo

Junio es un mes para conectar con la tierra. Además de ser el mes del Medio Ambiente, el primer día de junio se conmemora el Día del Campesino en Colombia, esos personajes a los que necesitamos todos los días de la vida y con los que tenemos una deuda histórica.

La labor de los campesinos es fundamental, y cada vez cobra más importancia, no solo por temas de seguridad alimentaria, sino también porque la producción agrícola se perfila como un importante pilar de la economía nacional.

Colombia es uno de los pocos países en el mundo capaces de cubrir la demanda alimenticia de su población, así lo han determinado diferentes estudios sobre el tema. Un motivo de orgullo, pero a la vez de reflexión sobre las dificultades a las que día a día se enfrenta gran parte de la población para acceder a los alimentos.

Alan Bojanic, representante en Colombia de la Organización de la Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación – FAO, asegura que según estudios realizados, 20 de los 32 departamentos son capaces de suplir la demanda de toda la población del país, de hecho, la misma entidad asegura que Colombia hace parte de la lista de naciones con posibilidades de convertirse en una despensa agrícola mundial.

A 2019 sumamos 40 millones de hectáreas aptas para la producción agropecuaria en todo el país. Arroz, café, flores, papa, yuca y plátano, son algunos cultivos que predominan y que hacen parte de los principales grupos alimenticios. Por su parte, históricamente las exportaciones de Colombia se han centrado en café, banano, y azúcar.

Sin embargo, cuando hay un incremento en las cosechas de diferentes productos, los agricultores tienen dificultades para su comercialización, básicamente por escasez de compradores y por la falta de opciones de almacenamiento. Esto se traduce en una tasa de desperdicio de alimentos desde el sector agrícola que está alrededor del 3,9 millones de toneladas cada año. Una realidad que deja ver dos escenarios, por un lado el potencial de exportación de nuevos productos y la necesidad de tecnificación y soluciones para el campo colombiano.

Según cifras del Ministerio de Agricultura de Colombia, en el primer semestre de 2020 aumentaron las exportaciones de aguacate, carne bovina y panela hasta un 10%, y de cacao, leche y sus derivados entre el 3 y 5%. Una buena noticia para el sector agropecuario.

Los Bancos de Alimentos contamos con un programa de Recuperación de Excedentes Agrícolas – Reagro, enfocado directamente en la articulación con los productores y campesinos. Con este trabajamos para que los productos que no pueden comercializar sean donados a nuestros bancos y así reducir el desperdicio de alimentos. Al año, este programa logra recuperar y distribuir cerca de 5000 toneladas de frutas y verduras que contribuyen a mejorar la nutrición de miles de familias colombianas.

El sector agrícola es la segunda fuente de donaciones de los bancos de alimentos. Si lográramos rescatar los 3,9 millones de toneladas de excedentes agrícolas que se producen en Colombia cada año, podríamos cubrir el requerimiento de frutas y verduras de 23,5 millones de personas en el mismo período.

Este es  un reto y un compromiso. Los bancos de alimentos de  Colombia tienen en los hombres y mujeres que labran la tierra a uno de sus principales aliados, es por ello que cada día trabajamos para fortalecer programas, proyectos y alianzas que permitan al campesinado colombiano seguir entregando lo mejor del campo, no solo al país, sino también al mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *