Bancos de Alimentos: el actor transversal de la cadena de producción alimentaria

¿Cuántos eslabones componen una cadena? Tantos como sean necesarios para lograr su fin. En el caso de la “Cadena de producción alimentaria”, son cinco eslabones principales que inician con la producción, pasan por el procesamiento, la distribución, venta y, finalmente, llegan al consumidor. Un resumen del proceso que se condensa en la expresión popular “Del campo a la mesa”.

 

Cada uno de estos eslabones cumple una función primordial dentro del ciclo, y la falla en alguno de ellos  podría significar la ruptura de la cadena, lo que acarrearía consecuencias nefastas para la garantía de la seguridad alimentaria. Pero hay un actor fundamental que acompaña esta cadena, no está al principio o al final, sino que es transversal, está presente en todo el proceso: los Bancos de Alimentos.

 

La misión principal de los Bancos de Alimentos es  recuperar los excedentes alimentarios a nivel agropecuario, industrial, comercial, hotelero, restaurantes, personas naturales, y redistribuirlos entre las poblaciones que se encuentren en situación de vulnerabilidad.

 

El trabajo de los Bancos de Alimentos inicia con el primer eslabón de la cadena: el productor. Es importante recordar que en la producción agropecuaria se genera el 40% del desperdicio de alimentos. Para combatir el problema en este punto, desde hace 9 años ABACO creó el programa REAGRO, una estrategia que llega hasta el productor para recuperar las frutas y verduras que son aptas para el consumo humano y que por condiciones de mercado no pueden ser comercializadas. Las donaciones de los campesinos van desde papa, cebollas, aguacates, plátanos, y una gran variedad de verduras, tubérculos y frutas. Sólo en este proceso, anualmente se recolectan cerca de 5 mil toneladas de alimentos para ser redistribuidas.

Los demás eslabones generan el otro 60% de desperdicios alimentarios. Los Bancos de Alimentos tienen importantes alianzas con los retail, empresas e industrias alimentarias, para recoger los productos devueltos en los centros de acopio, y ser redistribuidos. De igual forma, existen empresas que realizan grandes donaciones para evitar el engrosamiento de las cifras de desperdicios alimenticios en el país.

 

Estas estrategias buscan beneficios para cada uno de los actores de la cadena, (como beneficios tributarios, por ejemplo) pero más importante aún, para las poblaciones menos favorecidas, y para la base de la alimentación y la vida misma: la tierra y sus recursos naturales.

 

Es por esto que los Bancos de Alimentos son un actor primordial en la carrera contra el hambre. Con estas estrategias y acciones, se evita el desperdicio de 25 mil toneladas anuales de comida, completamente aptas para el consumo humano. ¿En qué eslabón de la cadena estás y cómo puedes aportar? Todos somos responsables, y todos podemos ayudar en este camino hacia la seguridad alimentaria, la salud y la nutrición.

 

Tú también puedes sumarte a la lucha contra el hambre. Haz tus donaciones a los Bancos de Alimentos en dinero a través de este enlace o en especie comunícate a 311 899 1062 – 317 637 0097 o escribe a logistica@abaco.org.co.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *