¿Cómo aportar desde el sector privado a la lucha contra el hambre?

Los Bancos de Alimentos de Colombia tenemos un claro propósito, sobre el cual trabajamos y basamos nuestro hacer constante: erradicar el hambre y la malnutrición en el país, un objetivo que alineado a los ODS planteados en 2015 por la ONU.

 

Pero esta labor no le compete únicamente a las instituciones oficiales o a los bancos de alimentos. Cada ciudadano, como sujeto político, social y responsable, puede aportar desde sus diversas acciones diarias y desde sus decisiones de consumo. De igual forma, la empresa privada tiene una responsabilidad implícita para lograr este objetivo, y son varias las acciones que desde este nivel se pueden desarrollar para aportar al alcance de nuestro objetivo.

 

Nos preguntamos, entonces, ¿cómo pueden las empresas privadas contribuir a mejorar la nutrición y erradicar el hambre en Colombia?

1. Aportes primordiales en temas de agricultura y nutrición.

En cada uno de los eslabones de la cadena de valor de la producción de alimentos, las empresas pueden realizar inversiones, innovaciones tecnológicas e incrementar las capacidades comerciales para proveer alimentos nutritivos, diversos e inocuos.

 

2. Fortificación de alimentos a gran escala

Se pueden fortificar los alimentos y productos con vitaminas y minerales que sean necesarios para mejorar los índices de nutrición en las poblaciones.

 

3. Realizar la formulación de alimentos especiales para poblaciones específicas.

Esto quiere decir que una aproximación basada en el mercado puede incrementar la disponibilidad de alimentos especialmente formulados para población de mujeres embarazadas o en edad fértil, así como población infantil.

 

4. Acciones desde los respectivos lugares de trabajo

Sin importar el sector al que pertenezca, las empresas pueden educar a sus empleados y comunidades de influencia, acerca de importancia de una alimentación saludable y la realización de actividad física.

 

5. Implementar políticas que faciliten la continuación de la lactancia materna y la prevención integral de pérdidas y desperdicios de alimentos.

Finalmente, es importante recalcar que las empresas pueden jugar un papel muy importante en el fortalecimiento de acciones sensibles a la nutrición, mejorando el acceso de la población a servicios y productos de salud, empoderando mujeres y sectores de la sociedad tradicionalmente excluidos de las dinámicas del mercado y la producción, y mejorando el acceso a educación.

 

La meta es clara, y lograrla implica un trabajo conjunto. Cuantos más seamos trabajando articuladamente, más cerca estaremos de lograr un país con óptimos índices de nutrición. Acabar con el hambre es mejorar la calidad de vida de las personas y del país en su conjunto. Contamos contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *